¿CÓMO COMPRAR EN MÉXICO?

 


La Constitución de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, en su artículo 27 de señala que la propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de transmitir el dominio de ellas a los particulares, constituyendo la propiedad privada. 

 

Esta dio tierra comunal o tierra de ejido a cada pueblo mexicano, esta tierra era únicamente para el empleo o poseída sólo por nacionalistas mexicanos. y no podía ser vendida de distancia ni al mejor postor. Esta ley fue puesta en efecto debido a los problemas suscitados con españoles, franceses y americanos, que controlaban tanto tierra como vías fluviales en México. En 1973, una enmienda constitucional conocida como el Derecho Extranjero de la Inversión permitió a extranjeros comprar propiedad en todas partes de México, excepto en la “zona restringida” (50 kilómetros de las costas y 100 kilómetros de cualquier frontera). El problema más grande que se suscitó con esta enmienda es que la mayor parte de los extranjeros quisieron comprar expresamente en las zonas fronterizas y costeras. 

 

En enero de 1994 al entrar en vigor el Tratado de Libre Comercio entre los gobiernos de Canadá, Estados Unidos de América y México, se realizó una enmienda al artículo 27 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, donde se permite ahora los extranjeros poseer propiedades en la “zona restringida”, dependiendo de su ubicación y su uso, sólo a través de un “trust” (confianza bancaria) o fideicomiso, El "trust" o fideicomiso fue pensado, entre otras cosas, como una forma de proteger a los extranjeros interesados en la posesión de propiedades en México; el razonamiento es por que al hacer el traspaso de la propiedad mediante un fideicomiso, se lleva a cabo una intensa revisión de la transacción para asegurar la legalidad y buena intención. Además para el “trust” se le requieren al banco que compruebe la propiedad, el seguro y el endeudamiento de ésta, proporcionando protección remota al dueño extranjero. 

 

En el pasado, numerosos extranjeros compraron propiedades ilegalmente y con derechos de retención inconscientemente. En aquel tiempo no había ningún modo de protegerlos porque no había ninguna forma de comprobación ni sistemas de equidad. Con las leyes nuevas y la afluencia de agentes profesionales inmobiliarios sus transacciones ahora son seguras y están protegidas. Muchas personas son atraídas por propiedades baratas frente a la playa, recuerden que algo que parece demasiado bueno para ser verdad probablemente es una estafa. 

 

Jamás compre una propiedad sin un agente profesional que sea un miembro AMPI, otra opción es buscar firmas de prestigio internacional que tengan oficinas de representación en México para que le ayuden en la todo lo que una operación de compra venta requiere. 

 

Debe tomar en cuenta que su asesor inmobiliario, además de la búsqueda de propiedades, algunas tareas que deberá realizar su asesor inmobiliario para asegurar la legalidad de su transacción son: 

 

  • Verificar que la descripción en el título del vendedor es correcta (proporción de terreno e inscripción en el Registro Público de la Propiedad).
  • Verificar que no haya errores sobre la ubicación exacta de la propiedad.
  • Asegurar todos los documentos de transferencia de por lo menos 10 años atrás a su compra sean hechos por profesionales legales. Problemas con el título son las principales razones de litigio de propiedades en México. todo esto se puede evitar adquiriendo un seguro de títulos.
  • Averiguar si todos los requisitos y poderes se llevaron a cabo durante la transacción del dueño actual, especialmente si se trata de un dueño corporativo. También si el representante de la compañía tenía la autoridad para llevar la operación a cabo en este momento. De otra forma se podría declarar nulo el título y usted se vería envuelto en un problema legal.
  • Verificar físicamente si hay cables, tuberías, alcantarillado, derechos de paso, flora o fauna protegida dentro de la propiedad.
  • Revisar que el terreno no infrinja áreas prohibidas o restringidas por las leyes y regulaciones federales o estatales (como la playa).
  • Investigar si hay impuestos y otras deudas con el gobierno que se puedan convertir en gravámenes, y que no hayan restricciones o servidumbres en la propiedad.
  • Obtener todos los permisos, avalúa, certificados, cartas de posibilidad y recibos de impuestos de las diferentes entidades y autoridades oficiales.
  • Redactar y firmar contratos y otros documentos que requiera firmar asegurarse de que el notario envíe una nota previa al Registro Público inmediatamente después de la ejecución de los documentos de compra y que registre su nuevo título de propiedad.
  • Asegurarse de que el notario envíe una nota previa al Registro Público inmediatamente después de la ejecución de los documentos de compra y que registre su nuevo título de propiedad.